Crean un sistema de identificación de personas por reconocimiento de iris que funciona en tiempo real

lunes, 27 de diciembre de 2010

Imprimir artículo


Marcelo Mottalli estuvo al frente del proyecto, desarrollado dentro del Grupo de Procesamiento de Imágenes y Visión por Computadora del Departamento de Computación de la Facultad de Ciencias Exactas de la UBA

 
Marcelo Mottalli, Licenciado en Ciencias de la Computación de la Universidad de Buenos Aires, creó un sistema de identificación de personas por reconocimiento de iris que funciona en tiempo real. “Si bien el sistema ya existía en otras partes del mundo, no había mucha información sobre cómo funcionaba que se pueda divulgar libremente, y era todo hecho por empresas privadas”, sostuvo el experto.

Mottalli estuvo al frente del proyecto, desarrollado dentro del Grupo de Procesamiento de Imágenes y Visión por Computadora del Departamento de Computación a cargo de la doctora Marta Mejail, que logró que este tipo de sistemas funcione en tiempo real y sea automático, es decir, que el usuario no necesite tener ningún tipo de contacto con el equipo.

“IrisLib” es el nombre con el que Mottalli bautizó el software que hace funcionar todo este sistema de identificación, y que fue desarrollado por él mismo desde cero.

“Tiene una lógica que lo que hace es escanerar constantemente el video y cuando detecta que hay un ojo, un iris que está lo suficientemente cerca y bien enfocado, saca una foto automáticamente y después, analiza, toma la textura del iris y a partir de eso genera un código para luego, buscar ese código en una base de datos”, cuenta el profesional sobre el funcionamiento.

Y concluye: “Si puede encontrar el código en la base de datos, lo reconoce, es decir, identifica a la persona. Si no lo encuentra, significa que dicha persona nunca fue registrada en la base de datos del sistema. Eso depende del uso que se le quiera dar”.

El reconocimiento mediante el iris tiene las ventajas de no ser invasivo, no requerir el contacto físico con ningún dispositivo y poseer una altísima confiabilidad. El patrón del iris es único para cada individuo, altamente diferenciable entre personas y altamente repetible, a diferencia de otras características biométricas, como por ejemplo el rostro.

El iris está compuesto de un tejido fibroso llamado estroma, que conecta músculos encargados de contraer y dilatar la pupila en respuesta a los cambios de iluminación. Tiene un diámetro aproximado de 11 milímetros, y en su parte externa está rodeado de una capa blanca denominado esclera.

El tejido que compone el iris genera un patrón muy complejo que se forma de manera aleatoria durante los primeros meses de gestación y permanece constante el resto de la vida. Este patrón es, inclusive, independiente en cada ojo.

El iris tiene una riqueza en información mayor a otras características biométricas: mientras una huella digital tiene aproximadamente entre 40 y 60 características distinguibles, un iris tiene arriba de 240.

El proceso de reconocimiento comienza por la captura de una imagen del iris de la persona a identificar. El componente encargado de este paso es el sistema de captura que debe ser capaz de tomar imágenes del ojo del usuario con suficiente calidad como para poder analizar la textura del iris.

La performance final del sistema depende casi exclusivamente de la calidad de las imágenes obtenidas por el sistema de captura.

“Con una cámara de fotos se necesita una persona que apriete un botón o que de alguna manera mande una señal que ordene sacar la foto y después va a ser necesario bajar esa foto a una computadora o transmitirla de alguna forma y procesarla. Y la idea era que fuera todo automático”, explica el licenciado Mottalli.

Para el investigador, se puede utilizar una cámara de fotos pero no una cámara común y corriente. “Con una cámara común, el usuario tendría que acercarse mucho a la lente para que saque bien el ojo, y aparte que la foto saldría totalmente desenfocada”, advierte.

La imagen capturada del ojo debe tener una resolución en pixeles suficientemente grande como para poder extraer la cantidad de información necesaria del iris. Es decir, no alcanza con que la imagen del ojo sea nítida.

El sistema de captura funciona básicamente captando la luz reflejada por el iris en un sensor, que permite obtener la textura de su tejido, lo que posibilitará la identificación posterior.

Mottalli destaca la automaticidad del sistema: “Estamos trabajando con una gran rapidez, por ejemplo: un iris, un ojo, que te lo busca en una base de datos de 250.000 personas en un segundo. Es automático en todo sentido”, concluye.

Fuente: Agencia CT y S/ Rosario3

0 Comentarios:

IMPORTANTE!!!El Educacional, NO tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite, El Educacional se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina.

UTN - Paraná

UTN Córdoba

UTN - Reconquista

UTN - La Rioja

UTN - Mendoza

UNL - Noticias

UTN - Tucumán

UNL - FBCB

Ediciones Impresas de Hoy

 
 
 

AprenderGratis.com

Con Un Click

Sección Deportiva

Suscripición FEMIBASQUET

Suscribirse a Femibasquet

Patrocinado por ar.groups.yahoo.com

Sección Informática y Nuevas Tecnologías