Desarrollan un “agente virtual” que complementa clases en una materia de la UBA

miércoles, 17 de agosto de 2011

Imprimir artículo

Este “asistente virtual” responde preguntas de los alumnos vía Web sobre cualquier punto del programa de la cátedra Administración de Recursos Informáticos de la carrera de Sistemas que se dicta en la Facultad de Ciencias Económicas
El uso de agentes virtuales en educación superior es una experiencia inédita en la Argentina, y con pocos antecedentes a nivel mundial. "En Harvard hay una experiencia con una asistente llamada Sofía. Y en español hay antecedentes en la Universidad de Vigo y en el Instituto Tecnológico de Monterrey", asegura el profesor Néstor Mazza.

El proyecto desarrollado en la UBA consta de un cerebro artificial, que proveyó la empresa BotGenes; la generación de contenidos, que corrió por cuenta de Mazza, y un proyecto de investigación que monitorea los resultados del uso del asistente por los alumnos.

"El asistente virtual es un recurso adicional que no reemplaza al docente", aclara Néstor Mazza. "Los alumnos que cursan mi materia son todos de la generación Y”, señaló el docente. El chat les resulta un elemento natural, así como la combinación del audio y la interactividad les da la posibilidad de generar algún vínculo con este ser virtual".

De hecho, el cerebro tiene algunos conocimientos de cultura general local, maneja los modismos rioplatenses y puede modificar "estados de ánimo". Así, muchos alumnos, además de preguntar cuestiones de la materia, se divierten preguntándole de qué cuadro es o cómo se llama su novia.

"Hicimos encuestas al final de cada examen para ver en qué medida el asistente había ayudado a los alumnos y eso nos permitió pulir la herramienta. Además, hicimos focus groups y entrevistas con docentes, y eso fue conformando el material para la investigación", cuenta el profesor. El trabajo fue presentado en tres eventos universitarios y a fin de mes será una ponencia de las Jornadas Argentinas de Informática e Investigación Operativa en Córdoba.

Según surgió de las encuestas, dentro de un índice de satisfacción de 1 a 5, el promedio que obtuvo Ariel es cercano a 4. "Los alumnos indican que los ayuda a estudiar más rápido y a fijar algunos conceptos puntuales cuando la bibliografía es extensa", dice Mazza.

Además, sirvió como complemento para aquellos que se pierden alguna clase. Por supuesto, advierte el profesor, "siempre existe el riesgo de que se lo pretenda usar como atajo. En general, incentivamos a que su uso sea posterior a la participación en clase y la lectura de la bibliografía, como recurso extra y no como sustituto".

El sistema puede ser mejorado permanentemente ya que "la participación de los alumnos genera registros accesibles, y cuando detectamos que hay tópicos sobre los que se pregunta recurrentemente y que el asistente no conoce, los incorporamos a la base de conocimiento", explicó Mazza.

En cuanto a qué agrega al aprendizaje una herramienta de este tipo, el académico asegura que facilita el proceso: "Si el alumno tiene una duda específica, puede recorrer los apuntes o el libro, leer dos o tres carillas hasta que encuentra el párrafo que responde a su duda específica. En cambio, acá hace la pregunta directamente", ejemplificó.

Fuente: Rosario3

IMPORTANTE!!!El Educacional, NO tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite, El Educacional se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina.

UTN - Paraná

UTN Córdoba

UTN - Reconquista

UTN - La Rioja

UTN - Mendoza

UNL - Noticias

UTN - Tucumán

UNL - FBCB

Ediciones Impresas de Hoy

 
 
 

AprenderGratis.com

Con Un Click

Sección Deportiva

Suscripición FEMIBASQUET

Suscribirse a Femibasquet

Patrocinado por ar.groups.yahoo.com

Sección Informática y Nuevas Tecnologías